lunes, 8 de enero de 2007

DAME...

Dame mil besos, luego cien, después otros mil, luego cien más, luego mil, después cien; por fin, cuando hayamos sumado muchos miles, embrollaremos la cuenta para no saberla y para que ningún envidioso nos pueda echar mal de ojo cuando sepa que nos hemos dado tantos besos.

Carta de amor de Catulo a Lesbia.


Ah, el vicio de las palabras... una vez escapadas de la boca no podemos recogerlas.
(Isabel Allende, Afrodita)

9 comentarios:

Vane dijo...

Quizás, algún día pierda el miedo a querer recoger esas palabras que ya no se pueden recoger... de momento... ahí queda eso.

Monica dijo...

que chulo, me gusta...


un beso ;)

Merce dijo...

Hay que ver cuanta belleza puede nacer del desamor, estoy segura de que si Lesbia hubiese correspondido al amor de Catulo, esos versos no hubieran sido escritos.

Un saludo

M dijo...

"Lesbia es hermosa; no porque sea toda lindísima,
sino porque arrebató las bellezas a todas".

Mar dijo...

"Gorrioncillo, juguete de mi niña, que brincas
o que te le acurrucas en su seno o le picas
la yema de su dedo cuando te aguijonea
para que más la muerdas. ¿Qué deseo la incita
a juguetear contigo? ¿De qué dolor se alivia?
Seguro se aligera de una pasión quemante.
Contigo yo quisiera jugar como ella lo hace
y soliviar los tristes desvelos que me aquejan".

Muy juguetón el gorrioncillo de Catulo.

Mar dijo...

¿mejor esta traducción? Es que el latín nunca ha sido lo mío.

Gorrioncito, joya de mi pequeña,
con quien juega, al que resguarda en el seno,
al que suele dar la yema del dedo
y le incita desgarrados mordiscos:
cuando a mi deseo resplandeciente
le place tornarse alegre y aliviarse
de sus cuitas, para aplacar su ardor,
¡cuánto me gustaría, como hace ella,
jugar contigo y desterrar las penas
lejos de mi triste ánimo!
(II b)
Me es tan grato como a la niña el fruto
doradito que soltó el ceñidor
que tanto tiempo permaneció atado.

Vane dijo...

Muy bueno,Mar,aunque el latín no sea lo tuyo... me encanta que estés por aquí... supongo que de las dos me quedo las dos, ese picante de los clásico... no me digas que no tiene su morbo... gracias!!!

julio dijo...

pos na cada loco con su tema.

yo como estoy cuerdo, pos no tengo tema, aunque ¿quien esta loco y quien cuerdo? ¿eso quien lo decide?
me volveria loco pensando en eso...o quizas cuerdo..... pos yo quiero ser un cuerdo bien loco y un loco bien cuerdo....


me piro por que cada dia que pasa la cordura y la locura entran en mi casa.

Mar dijo...

Pues sí que tiene su morbo el poema... sí (por eso lo puse, es uno de los mejores de este romanito). Es que Catulo es mucho Catulo. Por cierto al loco-cuerdo le presté ese libro hace años y le gustó.Sigue siendo así, un loco-cuerdo o un cuerdo-loco, como Don Quijote, uno de los personajes más entrañables de la literatura de todos los tiempos, como tú, la persona más entrañable de todos los tiempos ( y no es amor de hermana).

 

Diseñado por Matibruno